fbpx

No vas a morir, ¡y esa es la cuestión!

Sufrir en vida ese dolor que no mata es la cuestión. Y es que dicen que un abandono, pérdida o separación forzosa es un dolor profundo, triste, que llega a ser físico y podemos desear la misma muerte.  Pero no morimos…

No morimos porque hay que seguir trabajando, enviar los niños a la escuela, cocinar, maquillarse o conducir al trabajo sin una pizca de voluntad, sin una pizca de alegría. Un Zombie a la intemperie, dice Alejadro Sanz.

Cuando la vida carece de todo sentido, respirar casi que duele, las noches son tan largas y melancólicas, esto solo lo entiende quien ya fue paciente de este vacío.

A veces la muerte se presenta como una verdadera salida, una solución, lo más práctico, un descanso…

Unos nos dan palabras de aliento, otros sienten pesar, y no sabemos qué es peor. Pobre miserable dicen algunos… “Maldice a tu Dios y muérete”, le gritó casi con misericordia, la propia esposa al patriarca Job, al verlo tan mal…

Sin embargo, hay también una voz muy dentro de nosotros, que con nombre propio no deja de repetirnos:

“Así no Kenji”

Todos morimos, morimos todos, pero hoy no va a ser, “así no Kenji, respira”

Según esa voz, está bien morir, pero debe quedar escrito que dí guerra hasta el final, que me levanté una y otra vez, que asombré a todos, y finalmente caí y no me puede levantar más, pero que lo dí todo.

Nunca pude callar esa voz.

Respira, respira. No es hoy hijo mío. Respira, respira. Así no Kenji.

Tenía 14 años y me pareció fácil nadar de la playa de Enoshima hasta una Isla que se visaba al frente.

No se en que pensaba, o como siempre no pensaba en nada y por puro impulso crucé a nado limpio hasta aquella isla. Bueno, eso intenté, quedando a mitad de camino, sin fuerzas y con calambres punzantes en mis piernas, flotando sobre mi espalda a la deriva de pequeñas olas.

Después de la primer hora pasé a recordar, llorar, reír e imaginar mi futuro, mientras las benditas voces no paraban:

Eres un tonto
Pobre tu madre
No cumpliste tus sueños
¡Qué decepción!
¡Qué forma más estúpida de morir!

Luego una paz me inundaba y se repetían las voces en un círculo de delirios moribundos.

Finalmente la voces se callaron, tal vez se cansaron como si no hubiese más nada que decir… Solo una voz permanecía firme y clara: “Así no Kenji, respira, hoy no va ser, respira”

La vida a veces es especialista en ser salvaje, y nosotros a veces especialistas en tomar decisiones estúpidas, pero a veces, la mayor parte del tiempo la tierra es firme,

Solo hoy respira, nada, espera, aún no es tu hora.

Los japoneses envían un helicóptero a patrullar la playa de Enoshima buscando gente tonta, y voló sobre mí unos minutos. Luego, llegó un salvavidas sobre una tabla de surf, me llevó a la orilla del mar sin decir palabra alguna. Jamás olvido su mirada, parecía decirme en japonés:

Debí dejarte morir por tonto, pero mi trabajo es salvarte.

Hey amigo, amiga, no fue ese día, ni será hoy para ti.

Así que respira, nada, espera, ya vienen por ti.

Yokoi Kenji Diaz

PUEDES SEGUIR LEYENDO…

Historia al revés

Les cuento la historia al revés... 6. Nuestro padre va a trabajar todos los días a paso lento, rengo y con un bastón en mano. 5. Desde mi infancia lo vemos llegar del trabajo cuando ya es de noche solo que ahora sale más temprano, por que va a paso lento....

Sobredosis de Todo y de Nada

Como en su corta vida hizo siempre lo que le vino en gana, pues ahora no sabe que hacer.  Es natural y más que obvio: Al que faltó control con el tiempo se descontrola.  Ahora, abruma ver los amigos concentrados, ocupados y persiguiendo sus objetivos. Abruma verlos...

Paradoja

Estas son mis paradojas, por favor no las entienda, solo son así. Me gusta la magia, los magos, ilusionistas, sigo a Julius en Instagram. Pero no soporto las fórmulas mágicas para evadir la realidad o el trabajo. No sean perezosos. Me gusta el tinto, así...

No te pierdas estos videos

Share This