fbpx

TUS MIEDOS

por | Feb 8, 2019 | blog | 5 Comentarios

Me topé con un perro negro en un callejón oscuro. Nos contemplamos fijamente por eternos segundos. Recordé que los perros olfateaban el miedo entonces mi miedo se convirtió en terror. Tomé valor y recurrí a una famosa técnica. Me agaché, recogí una piedra imaginaria, cerré mis ojos y lancé la invisible piedra con todas mis fuerzas y corrí. 

Corrí como alma que lleva el diablo pero ni el diablo me hubiese alcanzado. Ya sentía sus colmillos enterrados en mi pierna. Me detuve en la esquina y miré atrás. El perro estaba aún más lejos, corriendo como alma perruna que lleva el diablo y se detuvo para mirar atrás. – El 80% de nuestros temores nunca acontecen. – El miedo es enemigo de la felicidad.

– Lo que más temí eso me llegó dijo el patriarca Job.

Cuento a mis hijos la historia del perro negro que me quería comer. Imagino a ese perro contándole a sus hijos sobre el chino amarillo que casi se lo come. El perro no era negro, la calle no estaba tan oscura y yo no soy chino. “No sé si los chinos comen perro, pero estoy seguro que el miedo nubla la visión y come nuestros sueños».

Yokoi Kenji Díaz

#yokoikenji

Comparte tu opinión desde tu perfil de Facebook

OTROS ARTÍCULOS DE INTERÉS

No libro a mis hijos de los problemas

No libro a mis hijos de los problemas

Como padres no me preocupo por los problemas que puedan enfrentar mis hijos, si entran en crisis económica, amorosas, si fracasan, si cometen errores que los marquen de por vida, la verdad no me preocupo porque de hecho sé que esas situaciones tienen que pasar en sus...

¡Ya NO te amo más!

¡Ya NO te amo más!

Escuché un maestro comentar con sus estudiantes, un concepto muy interesante sobre la paternidad. Al tener una fuerte discusión con su madre, el maestro quién para aquel entonces era un adolescente le gritó a su madre en un bajo...

Propósito en medio de la crisis

Propósito en medio de la crisis

Tengo hasta hoy grabadas en mi mente las historias de mi abuelo. Una vez llegó un hombre a decirle. Siempre venían a decirle lo mismo: Don Jaime ayúdeme estoy varado ¡Ayúdeme! Y como el paisa desvaraba a todo el mundo; esa era...

5 Comentarios

  1. Juan Araujo

    Excelente mensaje señor Yokoi. En especial esta parte «Cuento a mis hijos la historia del perro negro que me quería comer. Imagino a ese perro contándole a sus hijos sobre el chino amarillo que casi se lo come. El perro no era negro, la calle no estaba tan oscura y yo no soy chino. “No sé si los chinos comen perro, pero estoy seguro que el miedo nubla la visión y come nuestros sueños”.
    A veces tendemos a exagerar las cosas que nos dan miedo por error. Lo importante es superar estos miedos para tener equilibro mental y salud principalmente

    Responder
  2. Mayra moncada

    Buenos.días..excelente relato con buen mensaje.algo q nos pasa muy a menudo .a veces algo muy pequeño nos.produce un miedo muy grande.saludes desde Cúcuta.me gustaría asistir a una conferencia tuya.Gracias buen día.

    Responder
  3. Francy

    Y cómo venzo el miedo , tengo 45 años de mi vida y aún vivo llena de temores tontos, sigo de fracaso en fracaso solo por el maldito miedo 😔

    Responder
  4. Milenka

    Los miedos son el obstáculo invisible mas grande que nos ponemos…. pero mucho mas grande el miedo al fracaso, como aprendemos si no fracasamos, como dejamos de tener miedo si no enfrentamos,

    Responder
  5. Augusto Xavier Guizado Narea

    Yenki fiel seguidor desde Ecuador; el miedo en el deporte no nos deja enfrentar nuevos retos cuando uno piensa que tiene a perros negros al frente, que han vivido en la oscuridad y ya son parte de ella; muchas veces corremos pero ante un proceso cíclico cogemos valor y lo enfrentamos para darnos cuenta que como dice usted: ni uno es chino, ni el perro es negro ni había tanta oscuridad; el miedo propio del temor del fracaso, el anhelo ajeno de la gloria y el circulo cerrado que es difícil abrir, son miedos propios innecesarios.. abrazos… Xavier Guizado

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *