fbpx

Qué gran foto capturó ternura y naturaleza pura. El tierno cachorrillo de zorro lleva en su boca a un tierno conejo y no es justamente a cine donde van… Como diría mi esposa, “Librarme de la aguas mansas, que de las turbias me guardo yo.”

O mi madre: “Si mija, pilas mija, que tanta ternura no existe.” 

Añado que se puede culpar nuestra naturaleza, pero también nuestra ingenuidad. Conocer y reconocer la naturaleza de un problema es la solución de gran parte del mismo. ¿Y usted mi querido lector, qué dicho tiene para esta foto? 

Yokoi Kenji Díaz.

Comparte tu opinión desde tu perfil de Facebook

Share This