fbpx

Yo superé un problema de carácter y varios fracasos económicos que me dejaron cicatrices de inseguridad y temor, pero después de una terapia de Kintsugi para el Alma, hoy son grietas de oro que luzco y enseño con alegría…

¿Y tú, Kintsugi?

YKD

Share This