fbpx

HUMANIDAD

por | Feb 9, 2019 | blog | 2 Comentarios

Odio, aborrezco, cuestiono, rechazo, repudio con mi alma, de hecho no encuentro propósito alguno en su existencia, no veo la lección, la enseñanza, aprendizaje alguno en un asunto tan innecesario como esto. 

Incluso aprendí a aceptar la inclemencia de la naturaleza, de la vida, su crueldad y sus accidentes, pero esto de las balas perdidas no me deja nada, solo un sentimiento de estupidez. 

Y es que mis queridos lectores, aquí en mi pobre y raro léxico, en mis escritos maltrechos, siempre me he permitido llorar y maldecir con la misma intensidad que grito de alegría, como maldijo Job, como canto jurando venganza en sus salmos David, como se entristeció hasta la muerte el mismo Jesús. Después poco a poco el dolor pasa, pero no se pasma. 

Yokoi Kenji Díaz

#yokoikenji

Comparte tu opinión desde tu perfil de Facebook

OTROS ARTÍCULOS DE INTERÉS

No libro a mis hijos de los problemas

No libro a mis hijos de los problemas

Como padres no me preocupo por los problemas que puedan enfrentar mis hijos, si entran en crisis económica, amorosas, si fracasan, si cometen errores que los marquen de por vida, la verdad no me preocupo porque de hecho sé que esas situaciones tienen que pasar en sus...

¡Ya NO te amo más!

¡Ya NO te amo más!

Escuché un maestro comentar con sus estudiantes, un concepto muy interesante sobre la paternidad. Al tener una fuerte discusión con su madre, el maestro quién para aquel entonces era un adolescente le gritó a su madre en un bajo...

Propósito en medio de la crisis

Propósito en medio de la crisis

Tengo hasta hoy grabadas en mi mente las historias de mi abuelo. Una vez llegó un hombre a decirle. Siempre venían a decirle lo mismo: Don Jaime ayúdeme estoy varado ¡Ayúdeme! Y como el paisa desvaraba a todo el mundo; esa era...

2 Comentarios

  1. Lubis De Avila

    Soy madre de 3 jóvenes con sueños y metas por cumplir y me duele que un joven con tantos proyectos en su vida no los pueda cumplir por la codicia de los dueños de lo ajeno y la falta de conciencia de algunos que portan un arma y la disparan sin medir las funestas consecuencias

    Es muy triste saber que estamos en una sociedad donde a veces la vida no es valorada y por unas cuantas monedas es interrumpida a quienes son los más inocentes.

    Responder
  2. Juan Araujo

    Que lástima que alguien con tantos planes y proyectos y venga alguien y se los arrebate así como así. Un joven en su mejor momento, pero primero que nada un ser humano con ganas de vivir y surgir.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *