fbpx

 

Hace 73 años, a las 8:15 hora local (23.15 GMT) del 6 de agosto de 1945 una bomba de uranio, “Little Boy”, fue arrojada por un bombardero B-29 estadunidense, y tres días después un segundo artefacto destruyó la ciudad de Nagasaki.

Aquí les dejo un escrito del Señor Eji Nakanishi Sobreviviente de Hiroshima. “Estaba en el salón de mi casa, con mis padres y mi hermana mayor, cuando estalló la bomba. Mi padre salió despedido al patio y el edificio se derrumbó por completo. Mi hermana me sacó de entre los escombros; aparecí llorando y cubierto de polvo. Tuvimos suerte porque todos salimos ilesos. En la casa de al lado vivían mis tíos y mi primo, que tenía mi edad. Mi tío quedó sepultado al destruirse su casa mientras gritaba a mi tía: ‘¡Sálvame! ¿Por qué no puedes salvarme?’. Pero ella ya no pudo hacer nada. Mi primo sobrevivió pero murió poco después, lo que dejó a mi tía un terrible sentimiento de culpa que la afectó durante toda su vida.

A todos los supervivientes nos dijeron que tarde o temprano íbamos a morir. Crecí pensando que no iba a hacerme mayor. Mis compañeros de colegio que no habían nacido cuando estalló la bomba querían ser deportistas, empresarios… Mientras que yo sólo soñaba con cumplir los 20 años. A los niños, la bomba nos robó nuestros sueños y nuestras esperanzas en la vida.

Después me enamoré de una chica y queríamos casarnos. Pero cuando sus padres se enteraron de que yo era un superviviente de Hiroshima, un hibakusha, se opusieron a la boda. Tenían miedo de que nuestros hijos naciesen con problemas. Por eso, lo primero que hice cuando nació el primero fue ir corriendo a ver si tenía todos los dedos. La bomba no nos ha dejado vivir libres, siempre nos ha perseguido, siempre ha estado en nuestra mente…

Ahora he venido a España, invitado por Greenpeace, como un paso más para ver cumplido mi sueño de morir con la alegría de que mi vida ha merecido la pena porque se ha conseguido la eliminación total de las armas nucleares. Porque los hibakusha sólo vivimos para eso, para pedir que no haya más Hiroshimas, más Nagasakis, no más bombas nucleares, no mas hibakushas…”. Yokoi Kenji.

Eiji Nakanisho

 

PUEDES SEGUIR LEYENDO…

Intrusos

Llegó el invierno y quedamos solo tú y yo, bueno, y los intrusos.  ¿Alguien recuerda de dónde salieron estos intrusos? No sé, pero se crecieron. Seguro una noche los dejamos hospedar y se fueron quedando, y los fuimos dejando, porque finalmente estos...

Mi primer amigo mafioso

Mi primer amigo mafioso fue el señor Oyama, quien se encontraba de trabajo en Yokohama, una de las ciudades con mayor número de extranjeros en Japón. Debido a que mis facciones no son netamente latinas ni japonesas, tal vez por esto el señor Oyama se me acercó...

SOLEDAD

No tiene nada de malo andar solo. La soledad finalmente nos hace reflexivos, detallistas y fuertes. Es en la soledad donde la naturaleza cobra importancia, sus colores brillan tanto que hasta parece que nos hablan. Fue bueno descubrir que la abuela no...

No te pierdas estos videos

Share This