fbpx

La historia pesa demasiado.
La balanza siempre fue en contra de ellas.
En la antigua India cuando un hombre importante fallecía era enterrado con sus pertenecías y bienes, también sus esposas eran quemadas vivas, pues estas eran consideradas sus objetos personales. El acto hizo que Guillermo Carey misionero ingles “virará el rostro” y decidiera luchar en contra de esta práctica.
En la ocupación de Japón a Korea el Imperio del sol naciente prostituyó niñas que murieron al ser violadas por pelotones enteros, pues la mujer siempre fue el botín y recompensa en tiempos de guerra.
La Historia sigue pesando, ya que aún en la actualidad más de 28 países de África y Asía mutilan los órganos genitales de la mujer cuando aún es niña, por el mito religioso de que sentir placer sexual es bueno para el hombre, pero en la mujer es pecaminoso.
El caso que estremeció al mundo en el 2016 de aquella niña Yemení de 8 años que murió la noche de bodas desangrada por los ultrajes de su marido de 40 años, se repite con frecuencia, debido a la violencia justificada en los países que están a favor del matrimonio infantil.
No deseo hablar de cifras y estadísticas porque me dan es tristeza, pero hay que ser ciego para no darse cuenta que la balanza pesa a favor de mi género.
Por esta razón decidí correr la maratón en falda, el simbolismo es un arma poderosa usada por genialidades en la historia, sé muy bien que no soy una genialidad, solo quiero que mis hijos quienes nacieron hombres sepan que papá corrió en falda la media maratón de Bogotá en contra del feminicidio.
Por último les revelo una imagen que jamás deseo olvidar, mi abuelo Jaime Gómez “el paisa del barrio San Francisco” falleció de cancer y en su lecho de muerte, frente a mí, acarició el rostro de mi abuela diciendo: Kenji, esta es la mujer más linda de la historia! Luego mi abuela me contó que a él no le gustaba verla lavando la loza ni la ropa y la presionó para que invirtiera su tiempo estudiando. Mi abuela se graduó de la secundaria después de los 40 años.

Nos vemos mañana en la plazoleta de la Biblioteca Virgilio Barco, recuerde estoy en falda y aunque solo unos pocos les preocupa más mi falda que esta realidad, deseo agradecer el apoyo de la gran mayoría.

Yokoi Kenji Díaz.

Share This