fbpx

El arte de imitar

por | Mar 17, 2020 | blog | 6 Comentarios

Un niño me preguntó:

-¿En Japón los niños nacen hablando japonés?

-Claro que no hijo, los bebés aprenden imitando el idioma que escuchan en el país donde nacen. Es decir, lo imitan

Me pareció una pregunta inocente. Luego descubrí que era más que una pregunta, era una señal, una advertencia:

Si aprendemos imitando cuando niños, ¿en qué momento perdemos la destreza de imitar? Es decir, imitar, repetir, replicar con exactitud y sin remordimientos. Es un acto natural de nuestra infancia.

En algún momento de nuestro crecimiento, el orgullo llena nuestro pecho y despertamos queriendo ser únicos, diferentes, como si no los fuésemos ya.

Entonces decimos frases tontas como:

“Yo tengo mi estilo”, “lo mío es diferente”, “no tengo nada que aprender”, «oh, Dios es mi única guía y no necesito más nada”

De esta manera, músicos, pintores, artistas y seres talentosos, comienzan a estancarse en algo llamado originalidad prematura, es decir, se niegan a consolidar su talento con el don de la imitación. Comienzan a declararse lobos solos sin maestro, y así, silencian el niño que todos llevamos dentro.

Un niño que no quiere competir, no quiere ganar, solo quiere imitar, solo quiere hacerlo igual.

Nuestra identidad tiene rasgos, influencia de las personas que admiramos, y no por eso dejamos de ser únicos. Somos singulares, pero nos gusta uniformarnos de orgullo y competencia. Ya no imitamos, ahora, competimos

¿Quién tiene el mejor cabello, caballo, carro, belleza, los mejores músculos?

“Soy muy malo para dibujar, papá”

Así lo confesó mi hijo. Sus desanimadas palabras iban acompañadas de un dibujo que intentó hacer de Luffy, el protagonista principal de One Piece, con un original que vio en internet.

Me acerqué, tomé el dibujo, lo observé y le dije:

“Yo veo un gran Luffy, solo que este está un poco como enfermo y poseído.”

Después de reír un poco y enfrentar esa realidad, decidí darle un poco de luz. Sí, luz. Tomé una mesa de vidrio, con una linterna e iluminé el dibujo original. Una hoja en blanco sobre él hizo que pudiese realizar aquella majestuosa técnica que siempre nos libró de dibujos y mapas en la escuela: El arte de calcar.

A menudo las personas me escriben:

“Kenji, siento que tengo un talento dentro de mí, pero no sé dónde comenzar”

Tal vez sea el momento de imitar, de seguir un maestro, de escuchar un mentor. Imitar a alguien que nos desafíe a hacer lo igual, para después superarlo.

Oh debieron ver la cara de mi hijo cuando me vio calcando aquel dibujo. Una sonrisa se dibujó en su rostro, y la casa, bueno la casa se volvió a llenar de dibujos.

Yokoi Kenji Díaz

VER VIDEO

NO HAY NADA DE MALO IMITAR | YOKOI KENJI

VER TAMBIÉN: https://youtu.be/fOQNW5IEvxo

Posted by Yokoi Kenji on Monday, March 16, 2020

#yokoikenji

Comparte tu opinión desde tu perfil de Facebook

OTROS ARTÍCULOS DE INTERÉS

No libro a mis hijos de los problemas

No libro a mis hijos de los problemas

Como padres no me preocupo por los problemas que puedan enfrentar mis hijos, si entran en crisis económica, amorosas, si fracasan, si cometen errores que los marquen de por vida, la verdad no me preocupo porque de hecho sé que esas situaciones tienen que pasar en sus...

¡Ya NO te amo más!

¡Ya NO te amo más!

Escuché un maestro comentar con sus estudiantes, un concepto muy interesante sobre la paternidad. Al tener una fuerte discusión con su madre, el maestro quién para aquel entonces era un adolescente le gritó a su madre en un bajo...

Propósito en medio de la crisis

Propósito en medio de la crisis

Tengo hasta hoy grabadas en mi mente las historias de mi abuelo. Una vez llegó un hombre a decirle. Siempre venían a decirle lo mismo: Don Jaime ayúdeme estoy varado ¡Ayúdeme! Y como el paisa desvaraba a todo el mundo; esa era...

6 Comentarios

  1. María Elena Osornio chaires

    Espero no se cancele la conferencia del 21 de marzo

    Responder
    • Dr Carlos E Ramirez H

      Requiero hablar personalmente con Yoko Kenji soy medico y me urge su opinion sobre diferentes problematicas le agradeceria mi nummero de celukar es 318 385 2345 mi correo carsalud 1963@hotmail.com

      Responder
    • Yenny Alvarez

      Ojalá algún día pudieran venir a Venezuela necesitamos tanto tus conferencias de sociedad y ayudas personales …. Apenas este domingo 14 se suicidó una niña de 14 años me traigo tantos son unos de los s estragos q vivimos como sociedad

      Responder
    • Cinthia

      Me encantas tus conferencia son geniales

      Responder
  2. Herminia

    Muchas gracias por todo lo que hace hacia la humanidad es bueno recordar lo que se aprende desde pequeño y aparte mejorar es bueno.

    Responder
  3. Ayan Sague

    Muchas gracias por hacer lo que hace, y hacerlo bien. Por enseñar con sus conferencias magistrales. La humanidad necesita de gente como usted.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *